Cantar en grupo ayuda a relacionarse con confianza entre los compañeros, mantenernos en forma con el control de la respiración e incorporamos valores como la armonía y la disciplina.

Mejora la concentración, la comunicación y la cooperación entre las personas que lo integran.
Es una manera divertida y enriquecedora de hacer música.